Fantasías con fotos
   El motero
   Follando en clase
   La lolita
   Lencería erótica
   Piscina Voyeur

Fantasías de orgías
   Bailando salsa
   Mi novia y su amiga

Fantasías interracial
   El negrito

Fantasías en el trabajo
   Fantasía en la oficina

Fantasías hetero
   El juego cibernético

Fantasías voyeur
   Follada en el cine
   Fantasía erótica con el

Fantasías de uniformes

Amigos adultos

Conéctate
Nombre de usuarios:
Password:
Recuérdame
Regístrate
Olvidé mi password

Fantasías de Orgías -> Mi novia y su amiga


Una de las grandes fantasías de todos los hombres son los tríos. Montárselo con dos tías a la vez es algo que nos vuelve locos. Y hay muy pocos afortunados que hayan vivido esa experiencia. Yo soy uno de los pocos que ha vivido esa maravilla.

Llevo algo más de tres meses saliendo con un bombón rubio con un cuerpazo de escándalo. Lo primero que me gustó de ella fue su cara de gata en celo. Luego cuando vi su cuerpo desnudo me casi me corrí de gusto. Y además le encanta el sexo y tiene ganas de practicarlo a todas horas.

Pero por si no tuviera ya suficientes virtudes, también es una tía muy liberal y no le importa disfrutar del sexo. Por ello yo hace unas semanas le comenté de hacer un trío. Ya no sólo porque era una de mis fantasías de siempre, sino también porque tiene una amiga que está buenísima y que cada vez que la veo me pone el rabo duro como una roca.

Por eso le dije de hacer el trío con Amparo, que así se llama su amiga.

Cuando se lo comenté se rió, pero yo sabía que se lo pensaría porque estaba seguro que le gustaba la idea tanto como a mí. Y no tardó en darme una respuesta positiva. Pero me puso una pequeña condición.

En el trío yo no me podría follar a su amiga. Ella podría chupármela y yo comérselo todo. Pero a la única que me follaría sería a ella. Su condición me parecía poca con lo mucho que iba a disfrutar con sus dos bocas comiéndome la polla y sus cuerpazos todos para mí.

Quedamos una noche para cenar en mi casa. La cena fue muy amena, pero el postre fue lo mejor. La cosa la comenzó mi novia que se sentó encima de Amparo y empezó a magrearse con ella mientras la besaba. Yo miraba y poco a poco me iba excitando cada vez más. Pero lo mejor de todo no eran los besos y los roces entre ellas.

Yo me estaba poniendo muy cachondo viendo que, mientras se lo montaban, las dos me miraban con cara de deseo como queriendo ponerme duro. Lo estaban consiguiendo. Estaba empalmadísimo. Pronto fueron a la habitación y mientras seguían montándoselo se fueron desnudando.
Yo no podía ya casi ni contenerme, y aún pude menos cuando la amiga de mi novia sacó un juguetito de su bolso que hizo que casi reventara los botones de mi pantalón. Y es que la viciosa sacó un consolador doble con un tamaño descomunal, con lo que me dejó bien claro que ésta no era ni mucho menos su primera experiencia de este tipo.
De momento yo era un mero espectador, pero pronto tendría yo un papel protagonista. Cuando vieron que el bulto de mi pantalón estaba a punto de reventar los botones del pantalón, se acercaron hacía mí y me sacaron la tranca del pantalón. Estaba cachondísimo y la polla salió como un resorte del pantalón.
 
 
Sus dos lenguas comenzaron a chuparme y a lamerme el capullo. Estaba muerto y había resucitado en el cielo. Sus dos lenguas recorriendo mi polla, una chupándome la base mientras la otra me lame y me succiona el capullo. Dios, es lo mejor que me han hecho nunca.

Esta fantasía era aún mejor que lo que nunca podía haber llegado a soñar. Estaba en el paraíso. Os lo juro. Eran dos ángeles haciéndome la mejor mamada de mi vida.

Bailando salsa Mi novia y su amiga
Mi novia y su amiga 2